Como trabajar con el punto focal

En algún lugar de cada pintura hay un punto de máximo contraste tonal. Este punto no debe ocurrir por accidente, sino que debe colocarse cuidadosamente para que funcione como un punto focal en la pintura.

Por John Lovett

Debido a que nuestros ojos son más receptivos al contraste tonal que cualquier otra forma de contraste, es nuestra herramienta más poderosa para establecer puntos focales en nuestras pinturas.

En este artículo vamos a examinar dónde, por qué y cómo establecer puntos focales en nuestro trabajo.

​Ejemplos de Puntos Focales

A continuación hay un tema interesante pero, si no tenemos cuidado, podríamos terminar con dos puntos focales conflictivos.

Al aumentar el contraste tonal y exagerar el color y los detalles en una ventana, creamos un punto focal fuerte y relegamos la ventana de la derecha a un papel secundario.

Acuarela que demuestra cómo establecer un punto focal en un sujeto simétrico.

¿Cuál debería ser tu punto focal?

Nuestra primera consideración debería ser en qué parte de nuestro tema queremos centrarnos o llamar la atención. Esto puede ser confuso, pero para que la pintura tenga éxito, se debe tomar una decisión antes de comenzar a pintar.

Busca áreas de interés en tu tema. Hay algunas cosas que siempre nos atraen. figuras en una pintura, formas de grandes contrastantes, contrastes de tamaño, uniones de líneas principales: todas estas cosas requieren atención, por lo que para que una pintura funcione, deben combinarse en un área para exista un punto focal. Si están dispersos en áreas distintas, deben eliminarse o minimizarse

En el ejemplo de arriba observa las figuras cálidas contrastando en esta pintura, son un punto focal fuerte. Las bandas horizontales de color cálido dirige la vista hacia el punto focal.

¿Qué elijo como punto focal?

No importa qué elijas como punto focal, hay varias cosas a tener en cuenta para que esa área de interés sea el foco de tu pintura. Nuestra herramienta principal para crear un punto focal es el contraste tonal.

La luz más clara y la oscuridad más oscura en nuestra pintura deben colocarse una al lado de la otra para establecer un punto focal.

El contrastante de color es el siguiente elemento más notable que podemos usar. Si tu pintura tiene un color general cálido dominante, un acento frío llamará la atención sobre el punto focal y viceversa.

¿Dónde debemos poner los puntos focales?

A menos que busque una composición formal y estática, manten el punto focal alejado del centro de la pintura (tanto vertical como horizontalmente).

La regla de los tercios es una opción bastante segura, pero experimente empujando el punto focal más cerca del borde si deseas crear una inquietud en tu pintura o más cerca del medio si deseas que la pintura sea simple y formal.

La regla de los tercios funciona porque te sientes más cómodo visualmente al tener un espacio para que el ojo se mueva después de mirar el punto focal.

Colocar la cabeza de este pollo en el medio de la pintura lo hace ver serio e importante. 

Con un punto focal en el centro no se nos alienta a mirar hacia la izquierda, derecha, arriba o abajo. Nuestra atención se centra en el punto focal.

Boceto que muestra el punto focal central

Desplazar el punto focal hacia la izquierda proporciona espacio para respirar y alienta al ojo a moverse desde el punto focal hacia el área de la derecha.

Boceto que muestra el punto focal movido a la izquierda.

Mover el punto focal hacia la izquierda y hacia abajo fomenta el movimiento visual hacia la derecha y hacia arriba. Esta ubicación también se siente más natural ya que es menos probable que la ubicación aleatoria de algo ocurra precisamente en el centro.

Boceto que muestra un punto focal movido hacia la izquierda y hacia abajo.

Puntos focales dominantes y de apoyo

Una pintura con un solo punto de interés puede ser difícil de ver. El ojo debe poder alejarse del punto focal principal a puntos de interés menor y luego volver al punto de interés principal.

Siempre intenta reforzar tu punto focal principal con otros puntos de interés menos importantes.

John Lovett

El contraste tonal, el contraste de temperaturas hacia colores cálidos y hacia formas geométricas hacen que el faro funcione como el punto focal principal. La sugerencia de un viejo embarcadero y muelles en descomposición, a la derecha, sirve como un punto focal secundario y de apoyo.

Cambio de puntos focales

Mientras trabaja en una pintura, observa dónde estás llamando la atención. A veces, incluso después de mucha planificación cuidadosa, la excesiva atención a los detalles puede hacer que el punto focal se aleje de donde debería estar.

Una marca o contraste descuidado en el lugar equivocado puede alterar las mejores intenciones. Por lo general, estos problemas pueden rectificarse mediante la adición de una marca fuerte en tu punto focal que contrarreste el descuido, un cambio importante de color o un aumento del contraste del valor.

Lo importante es estar constantemente atento a estos problemas. Si tu trabajo está pegado a un tablero, manten la cinta y el tablero razonablemente limpios. Una pincelada oscura de pigmento alrededor del borde de la pintura puede cambiar completamente tu análisis. Es sorprendente el impacto que algunas pequeñas marcas pueden tener a la hora de establecer tu punto focal.

Acuarela que muestra cómo se pueden cambiar los puntos focales.
John Lovett

El punto focal en esta pintura se está acercando demasiado al borde inferior.

Puedes colocar un poco de cinta aislante negra y pegarla en la parte superior de la puerta, de esta manera podrás ver cómo se puede desplazar el área focal con unas pocas pinceladas simples. Una vez que estés satisfecho con el ajuste, simplemente tienes que quitar la cinta y aplicar pintura en ese área.

John Lovett

Distracciones del punto focal

Si nuestro punto focal mantiene la atención de los espectadores, tenemos que minimizar las distracciones. Las dos distracciones más comunes que podemos observar son marcas blancas de papel o lienzo esparcidas por toda la pintura y marcas oscuras desarticuladas que hacen que la pintura parezca compleja y confusa.

Las marcas blancas se pueden simplemente pintar con un color adecuado. Las sombras desarticuladas pueden unirse para formar una masa simple y menos confusa.

Puntos focales confusos

Algunos sujetos no tienen un punto focal obvio, por lo que debes tomar una decisión y la pintura debe basarse en esa decisión.

John Lovett

En el ejemplo de arriba, al aumentar el contraste tonal, la intensidad del color y los detalles, se establece un punto focal. El resto de la pintura se mantiene simple y discreta con pequeños detalles que se agregan para equilibrar el punto focal.

Un punto focal debe ser tu primera consideración cuando analices un boceto en miniatura antes de comenzar una pintura. La pintura debe construirse alrededor de esta área de interés. Tu luz más oscura y más clara deberían estar en este área, al igual que tu contraste de color más fuerte y los colores más saturados.

Organize líneas en la pintura para dirigir el ojo hacia el punto focal, luego equilibra el punto focal con otras áreas de interés, asegurándote de que estas áreas sean compatibles, pero no compitan con el punto focal.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola mi nombre es Sandra Glez, ¿en qué puedo ayudarte hoy?
¿Quieres que te reserve tu clase de prueba gratuita?
Powered by