No importa cuán habilidoso seas, pintar nunca es fácil. Por supuesto, una vez que realmente conozcas los fundamentos, todo será menos caótico. Sin embargo, si esperas que las obras maestras emerjan sin esfuerzo a partir de ese momento, te sentirás decepcionado. La razón por la cual la pintura sigue siendo tan exigente es porque a medida que mejoras, tus resultados serán más gratificantes, lo que te empujará a aumentar tu habilidad. Eso, a su vez, traerá consigo ideas enriquecidas y un impulso de perseguir desafíos mayores que requieren un dominio aún mayor, y así sucesivamente. Es la rutina de la zanahoria y el palo: nunca puedes ponerte al día porque las exigencias de la pintura siempre serán mayores que tu experiencia.

Richard Schmid, Alla Prima
Richard Schmid Violinista
Richard Schmid

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola mi nombre es Sandra Glez, ¿en qué puedo ayudarte hoy?
¿Quieres que te reserve tu clase de prueba gratuita?
Powered by