Madamme X, Estados Unidos, 1884

    Título original: Portrait of Madame X

Este retrato le costó a Sargent su carrera en Francia porque se atrevió a pintar el piel de Mm. Sargent provocativamente la pintó con un ajustado vestido negro con un tirante de hombro derecha cayendo – un toque escandaloso, sin duda, pero también una hábil estratagema compositiva que enfatizó dramáticamente la línea elegante de su cuello. Más tarde, Sargent repintó el tirante de nuevo.

Virginie Amélie Gautreau, nacida en la afrancesada Nueva Orleans, en el seno de una rica familia criolla, se mudó a París de niña. Casada ahí con un rico, se convirtió en una verdadera fuente de chismorreos en la época, por su carácter independiente y sus infidelidades que eran un secreto a voces.

La señora posó para Sargent, que en aquel entonces era el retratista más cotizado del mundo, y la obra resultó ser tan rebelde, elegante y llamativa como su modelo. Eso de Madamme X viene a que querían mantener oculta la identidad de la modelo, pero parece que en París todo el mundo la conocía.

Sargent Madamme X
Sargent Madamme X

Cuando Madame X se exhibió por primera vez como «parisina anónima» en El Salón de París de 1884 conmocionó al público tanto que la identidad de Mm. Gautreau ya no podía permanecer oculta. (Como si su nariz y piel no fueron lo suficientemente identificables!)

Sargent la pinta con vestido negro y escote de vértigo. Eso da como resultado una palidez en la piel, una “palidez aristocrática” que unida al gesto que hace con la cabeza da como resultado el perfecto retrato de una dama de carácter y moderna. La pose con cuerpo de frente, cabeza a un lado y brazo derecho hacia atrás da como resultado una tensión que enfatiza la elegancia de esta dama.

En las primeras versiones uno de los tirantes del vestido de Madamme X caía sensualmente por su hombro, pero el artista viendo el escándalo de dimensiones épicas decidió finalmente retocarlo.

Como resultado, Sargent se vio obligado a retirarse a Inglaterra y comenzar una carrera de retratos de nuevo. Mm Gautreau nunca recibió esto retrato porque Sargent estaba convencido que su familia lo destruiría.

Sargent Madamme X Close Up
Sargent Madamme X Close Up

Sargent siempre pensó que esa era su obra maestra, pero la gente odió este cuadro. Por algún motivo vieron algo indecoroso y feo en el retrato. Esta pobre recepción de público y crítica fue una decepción tanto para el artista como para el modelo. Gautreau y su marido fueron humillados por el asunto, y Sargent pronto dejaría París y se mudaría a Londres permanentemente.

Finalmente, creyendo que era lo mejor que había pintado, Sargent lo vendió al Museo Metropolitano de Arte, donde cuelga hoy. Madame X es considerada una de las mejores obras maestras de Sargent.

Categorías: Historia del Arte

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola mi nombre es Sandra Glez, ¿en qué puedo ayudarte hoy?
¿Quieres que te reserve tu clase de prueba gratuita?
Powered by