Dibujar: una excursión al hemisferio derecho

Dibujar: una excursión al hemisferio derecho

Ayer pude disfrutar de una experiencia realmente enriquecedora. Pasé la mañana con mi amiga Sandra Glez en su estudio de Madrid, recibiendo (o compartiendo) una primera clase de dibujo que me fascinó.

Dibujar: una excursión al hemisferio derecho

Nunca he sido un «artista», y de hecho diría que mis habilidades siempre han estado más vinculadas a la esfera racional que a lo que tiene que ver con las manos. Pero por otro lado siempre he sentido que esa otra parte de mí hacía, de vez en cuando, por salir. Hago fotos, aporreo la guitarra, trazo garabatos de vez en cuando… de alguna forma, es como si mi verdadera naturaleza (que es dual, ecléctica… como supongo que es la de todos) protestase por la sobreutilización de un lado del cerebro y buscase un poquito más de equilibrio.

El caso es que hacía tiempo que Sandra me había dicho, «¿por qué no te vienes un día al estudio y dibujamos un poco, a ver qué tal?». Y la idea me apetecía, pero siempre estaba ahí el lado izquierdo del cerebro boicoteándome: «¿en serio vas a dedicar una mañana a irte a hacer dibujitos?». Pero bueno, aprovechando este periodo de impass, donde mi racionalidad tiene menos elementos tras los que escudarse, lo hice. ¡Y qué gran decisión! ¡Cuanto aprendí en media mañana! Y no solo de dibujo…

La foto que ilustra el post es el resultado del trabajo de toda la mañana. Ese ojo, esos 10-15 trazos de copia de un dibujo del método de Charles Bargueme llevaron más de dos horas. «¡¿En serio?!», diréis. Pues sí.

Y es que parece sencillo, pero no lo es. Porque de lo que se trataba era de ser lo más exacto posible en la reproducción. De afinar lo máximo posible la distancia entre las líneas, las proporciones, la inclinación, los puntos de corte. Esto implica que, tras una primera aproximación (hecha con la mejor de las voluntades) empieza el trabajo de verdad. Mirar y volver a mirar, borrar, rehacer, alejarse para identificar los errores, solucionarlos, volver a mirar e identificar los nuevos. Una y otra vez, una y otra vez. Llega un momento en el que ya no ves más, pero descansas cinco minutos (¡qué importante es darle un respiro al cerebro!) y a la vuelta resultan evidentes nuevos hilos de los que tirar. Otra vez a borrar, otra vez a dibujar. Y así, la aparente sencillez del dibujo («esto lo hago yo en dos patadas») se transforma en una lección de humildad. Porque tu reacción inicial es que «esto ya está, ¿no querías un ojo? pues ya tienes un ojo», y sin embargo, si miras bien, hay tanto por arreglar…

Además, es un proceso en el que no estás usando una capacidad de análisis racional. El objetivo en realidad no es «dibujar un ojo» (donde ya estás interpretando qué es un ojo, cómo es un ojo… lo cual te llevaría a dibujarlo con un sesgo; una noción que ya había leído en el libro «Drawing with the right side of the brain»), sino abstraerse del contenido y tratar de dibujar espacios, formas, relaciones; un circuito neuronal completamente distinto.. Al principio te sientes incómodo, notas como intentas «racionalizar» lo que estás haciendo, aplicar tus viejos métodos. Pero llega un momento en el que te sumerges en la tarea, y efectivamente tu cabeza empieza a funcionar de forma diferente.

El caso es que esas dos horas de trabajo (de pie delante de un caballete; con lo que soy yo de quejarme de estar de pie…) se me pasaron en un suspiro. Debí entrar en eso que llaman el estado de flujo. Ahí estaba yo (un tipo que normalmente se impacienta, que quiere resultados, nada perfeccionista, al que le basta conseguir algo «suficiente» para así poder pasar a la siguiente cosa) completamente absorto con un lapiz en la mano y una goma en la otra. 100% imbuido en el proceso.

Fue una sesión muy reveladora. Noté como Sandra (que antes de artista fue psicóloga) sonreía para sus adentros. Porque al final no se trataba de dibujar un ojo, sino de abrir una puerta.

Click here to view original web page at Dibujar: una excursión al hemisferio derecho

Artículos relacionados

Aprendiendo Lentamente

Transcripción de la charla de Nuccio Ordiney Buenos días, soy Nuccio Ordiney enseño Literatura italiana en la Universidad de Calabria.Y justamente mi experiencia como profesor…

Arte

El arte (del latín ars, artis, y este del griego τέχνη téchnē)1​ es entendido generalmente como cualquier actividad o producto realizado con una finalidad estética y también comunicativa, mediante la cual se expresan ideas, emociones y, en general, una…

Respuestas

Smile2.png

Descárgate este PDF

Guía Definitiva Para la mezcla de colores

Super práctica guía para mezclar colores de manera efectiva.

¿Quieres conseguir este increible PDF?

Conoce la técnica de dibujo rusa a través de estas fantásticas imágenes de dibujos de la Repin Academy. Suscríbete ahora para recibirlo gratis en tu correo

SUSCRÍBETE AHORA

Scan 15 Jul Removebg Preview (2)
Icono Grande Atelier Glez escuela de dibujo y pintura

¿Quieres mejorar tus dibujos?

¿Realmente quieres mejorar tus dibujos?

La mayoría de la gente que pregunto me dice que sí, que si quiere mejorar sus dibujos. Y cuando les pregunto que qué hacen para mejorar, me dicen “dibujo mucho, copio cosas de instagram o pinterest”.

Seguro que tú has hecho algo parecido. Sin embargo, déjame que te pregunte, después de tantas horas dibujando, después de tantas copias, ¿el esfuerzo realmente ha dado resultados?

No me refiero a si has mejorado un poco, algo siempre se mejora, me refiero a si realmente, el resultado ha sido extraordinario.

¿Quieres resultados extraordinários?

Curved Arrow2

Rápidamente

Ahora es mejor

que después

También puedes esperar

a que te venga la 

INSPIRACIÓN

Deja ahora mismo de copiar Dibujos Malos

Deja de perder el tiempo copiando los errores de los otros, porque eso es lo que haces cuando te bajas cualquier dibujo de pinterest o instagram y lo copias. Porque, no solo, estás copiando el dibujo, sino que también estás copiando los errores de su dueño. 

Y cuando digo copiando, quiero decir aprendiendo, interiorizando y haciendo tuyo esos errores, con todo lo que implica. Cuesta mucho deshacerte de los malos hábitos, muchísimo. Lo veo en el Atelier todos los días. 

Créeme, hay toneladas de malos dibujos en la red con problemas y errores de todo tipo. Si quieres aprender y mejorar, copia dibujos que merezcan la pena, de los que puedas sacar un aprendizaje. 

Envíame Láminas para copiar

59690

Copia lo que YA funciona

¿Cómo puedes mejorar tus dibujos?

No tienes que inventar la rueda, todo es más sencillo, Copia lo que YA Funciona.

Uno de los modos de práctica más efectivos para mejorar tu dibujo es copiar obras maestras. Es decir, copiar una reproducción de una obra de un gran maestro. Y por si necesitas refrescar tu memeria puedes ver una lista de los grandes maestros aquí.

Si lo prefieres también hay un montón de artistas contemporáneos realmente buenos que hacen dibujos increíbles. Puedes ver una lista aquí. 


Láminas de anatomía para copiar aqui

Y hablando de anatomía, es difícil imaginarse una forma mejor de empezar que copiando dibujos de la Repin Academy de San Petersburgo.

Estos dibujos son auténticas joyas para los ojos expertos. Disfrútalos y saboréalos con paciencia y con mimo porque hay mucho que aprender de estas pequeñas maravillas.

Repin Pdf

Bájate las láminas ahora

Smile2.png

Cualquier viaje empieza siempre con un primer paso

¡Aquí tienes tu Pdf!

Smile2.png

El conocimiento es un tesoro, pero la práctica, es la clave

¡Es hora de practicar!

Smile2.png

Un Gran viaje empieza siempre con un primer paso

¡Aquí tienes tu Pdf!

Smile2.png

Enséñame tu Arte