Cómo hacer dibujos impresionantes en unos minutos

Hacer Dibujos Impresionantes Sin Esfuerzo

La Historia de María

Hacer dibujos impresionantes en apenas unos minutos, ese era el sueño de María. Esta es la historia de María y de la búsqueda de un sueño.

Aprender cualquier cosa mientras duermes, sin esfuerzo, en unos pocos días o incluso horas. Si buscamos en Google «sin esfuerzo», nos encontramos con resultados tales como «ponte en forma sin esfuerzo», «estudiar sin esfuerzo», «dieta sin esfuerzo», «una casa más limpia sin esfuerzo», «huerto sin esfuerzo», «ortografía sin esfuerzo», «que tus hijos obedezcan sin esfuerzo», «ganar dinero sin esfuerzo», «vivir sin esfuerzo», «esfuerzo sin esfuerzo»…

Sé que se puede aprender disfrutando pero no sé si se puede hacer sin esfuerzo. Quizás lo que ocurra es que confundamos el disfrutar con la ausencia de esfuerzo. Tener objetivos o metas que motiven es el primer paso para que el esfuerzo por conseguirlo tenga un sentido.

La historia de María forma parte de un conjunto de historias cortas, de artistas, alumnos que he tenido o tengo en estos momentos en el Atelier. He cambiado nombres y alguna cosa más, por temas de privacidad. Pero, por lo demás, son historias reales.

El arte (dibujar, pintar, esculpir…) es una carrera vocacional. Nunca he oído a ningún padre decir a su hijo «hijo mío estudia bellas artes que ya verás cómo vas a tener la vida solucionada. Vas a ganar mucho dinero y a vivir como un marajá», sin embargo, sí he oído lo contrario «de qué vas a vivir».

La vocación no entiende de dineros, ni de comodidad/seguridad, ni de estatus social. El problema es que la vocación, con dinero o sin dinero, sigue ahí. Y cuando digo vocación quiero decir ganas, pasión, inclinación, inspiración, interés, deseo. ¡¡Hay mucho en juego!!

Durante todos estos años aprendiendo y dando clase, me han contado muchas historias. Historias de personas como tú y como yo, con vocación artística. Historias reales sobre la motivación, la frustración, el miedo, la constancia, la incertidumbre, la ilusión, la culpa, la voluntad, la impotencia, los sueños…

Historias muy humanas que merecen ser contadas, escuchadas y compartidas.

¿Cuál es tu historia?

Deja un comentario

Ir arriba