El impresionismo español tuvo en Sorolla a su figura más influyente. Pero el artista fue también el más importante (y exitoso) de la Belle Epoque española.
Después de Goya no habría otro pintor tan talentoso hasta bien entrado el siglo XX.

Pintor desde niño, Joaquín Sorolla empezó a enviar obras a concursos, pasando (como suele suceder) inadvertido. Sus paisajes no eran del gusto de las instituciones. Pero a los 20 años consigue al fin su preciada medalla por una obra histórica… tal y como le dijo a un colega suyo: «Aquí, para darse a conocer y ganar medallas, hay que hacer muertos.»

Sorolla
Sorolla

Poco a poco fue abriéndose paso entre becas y premios y consigue viajar a Roma, donde queda deslumbrado por el arte clásico y renacentista. Después a París, donde conoce la pintura impresionista y ve la luz (nunca mejor dicho).

Adapta este nuevo lenguaje de los jóvenes parisinos a su pintura, pero sin descuidar las temáticas que le gustaban a él: costumbrista, paisajes y marinas. Pronto, todo Madrid quiere una de sus pinturas y sin apenas darse cuenta, es toda Europa e incluso Nueva York quien cae rendido a su talento.

El Balandrito Sorolla
El Balandrito Sorolla

Como los impresionistas, le gusta trabajar al aire libre. Caminaba a la playa cargado con lienzos y se construía un taller improvisado con sombrillas y toldos para evitar el efecto de la luz directa sobre el lienzo. No era raro que uno de los caballetes saliera volando y atacara a un bañista.

Sus obras, en su mayoría costumbristas y con protagonismo del Mediterráneo destacan por una enorme libertad de pincelada y la presencia imprescindible de la luz.

Estudio de Manos Sorolla
Estudio de Manos Sorolla

Cultiva también el retrato (Ramón & Cajal, Galdós, Machado, Blasco Ibañez, Alfonso XIII…). Todo el mundo a principios del siglo XX quería (y con razón) su careto pintado por Sorolla, que entre tanta pintura, no tenía tiempo de contar los billetes que llegaban en sacos a su casa.

Pintando uno de esos tediosos encargos en su jardín, sufre una hemiplejia que le impide seguir pintando. Muere tres años después, ya que, ¿que va a hacer un pintor si no puede pintar…?

Click here to view original web page at Joaquín Sorolla

Categorías: Artistas

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
Hola mi nombre es Sandra Glez, ¿en qué puedo ayudarte hoy?
¿Quieres que te reserve tu clase de prueba gratuita?
Powered by